Change language

Cuidadosamente diseñadas para brindar resultados óptimos

Tamices Centrifugos

Los tamices centrífugos LARSSON™ GL 1050, GL 850, GL 600 son muy conocidos y de muy buena reputación. Estos tamices han sido instalados en más de 50 países. El primer prototipo se diseñó en la década de 1950, y tanto los materiales como el diseño, han sido continuamente desarrollados al ritmo de los avances tecnológicos. Los tamices centrífugos de LARSSON tienen varias aplicaciones, por ejemplo: la extracción de almidón a partir de patatas y tapioca, la deshidratación de pulpa y el tamizado de fibras finas.

Los tamices centrífugos de LARSSON son usados frecuentemente en la industria de jugos de frutas.

Los tamices centrífugos normalmente se integran a un proceso, por ejemplo en el proceso de extracción de almidón. LARSSON integra los tamices centrífugos, con bombas especialmente diseñadas y equipos de control automático, para asegurar procesos con excelentes resultados.

Una de las particularidades de los tamices centrífugos LARSSON es la rigidez y la fuerza de sus cajas. Con un espesor de 6 mm, no hay tamices que se puedan comparar en Brasil. Por esos y otros motivos los centrífugos LARSSON permiten el procesamiento de hasta 600 toneladas de yuca por día con sólo tres tamices extractores en serie, o de hasta 800 toneladas por día con cuatro tamices en serie.

Los tamices internos (conos) de LARSSON están diseñados para dos diferentes tipos de operaciones de tamizado; con placas perforadas para el tamizado pesado o grueso y tela metálica para tamizado leve o fino.

We use cookies to give you the best experience of our website. By continuing to use our website, you approve our Cookiepolicy Read more